ASMR: ¡Chss! Los susurros que triunfan en YouTube

DIEGO G. MORENO

  • Los canales que emplean técnicas para lograr esta percepción sensorial tienen cientos de miles de seguidores.
  • “El ASMR no tiene nada que ver con el sexo”, aclara una conocida ‘youtuber’.
  • En los vídeos, los ‘ASMRtist’ utilizan objetos y su propia voz.

ASMR

Un joven aparece en primer plano con un micrófono pegado a la cara. Comienza a hacer sonidos frotándose las manos, tocando objetos o susurrando. A quien no conozca los canales de ASMR en YouTube pueden parecerle gestos sin sentido, pero lo cierto es que este vídeo de AnoASMR (uno de los creadores de este tipo de contenido más visitados en España) de 10 minutos tiene más de 4 millones de visitas.

Para aclarar a los no iniciados, el ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, por sus siglas en inglés) es una sensación placentera como respuesta a algunos sonidos, ya sean susurros, golpecitos o incluso “escuchar a una persona salivando”, aclara Ian, la persona detrás de AnoASMR.

“Quizás suena hasta asqueroso, pero si eres abierto de mente y te lo tomas en serio, tienes que darle una oportunidad”, asegura. Solo algunas personas tienen esta sensación, y la comunidad científica no se ha puesto de acuerdo sobre si esta respuesta sensorial es real o no, ya que su investigación es muy complicada.

Vídeos como el de Ian cada vez son más frecuentes en las plataformas online y suman miles de adeptos. “Cada vez se conoce más, y al menos una o dos veces al mes me escriben de periódicos o de la radio interesándose por este tema”, apunta Ana Muñoz, creadora del canal Love ASMR y ASMRtist (así se llaman en la comunidad).

Cada consumidor de este tipo de vídeos tiene una motivación diferente. Para muchos, es una manera de relajarse e incluso de luchar contra el insomnio. Cada canal, a su vez, tiene elementos característicos que enganchan a sus suscriptores, que llegan a ver sus vídeos cientos de veces.

Sasha, responsable del canal ASMR With Sasha, cree que ha llegado casi a los 100.000 seguidores por “la originalidad, que hasta el momento no estaba presente dentro de este tipo de vídeos. A veces, es un mundo bastante conservador y un poco rutinario”, destaca.

En los últimos tiempos, algunos canales han incluido elementos eróticos para ganar seguidores pero “el ASMR no tiene nada que ver con el sexo. Las personas que hacen vídeos de carácter erótico han llamado mucho la atención pública y han distorsionado tanto el fenómeno como la imagen de la comunidad”, argumenta Kiki, del canal Hermetic Kitten.

“Los que relacionan a un chico o una chica simplemente susurrándote al oído como algo sexual son idiotas”, recalca Ian. ” Muchos medios lo ponen como ‘orgasmo cerebral’ pero yo lo veo como una definición demasiado fácil, erotizante y tramposa”.

Una vez más, gracias a internet, las personas que siempre han sentido ese “cosquilleo mental” tienen un espacio en común para compartir experiencias y sensaciones. “Es genial saber que no estamos solos y que, gracias a todo esto, cada día son más los canales que ofrecen este tipo de contenido”, remata Sasha.

Nunca es tarde para, dejando de lado los prejuicios, ver uno de estos vídeos para saber si tenemos la misma grata sensación. Quizá oyendo susurros, toqueteos e incluso escuchando a una persona salivar, puedan dejar de lado el estrés y tener un momento de paz.

Source: 20′ Tecnologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *